Páginas vistas en total

jueves, 19 de enero de 2012

Qué es el fantasma?


  "He aquí uno de los fenómenos más sorprendentes de nuestra vida psíquica, el de la fantasía o fantasma (fantasme). ¿Qué es un fantasma? Es una pequeña novela en edición de bolsillo que uno lleva siempre encima y que puede abrir en cualquier lugar sin que nadie lo advierta, en el tren, en la cafetería y con frecuencia en una relación amorosa. A veces puede ocurrir que esta fábula interior  se vuelva omnipresente y que, sin que nos demos cuenta, interfiera en las relaciones que mantenemos con quienes nos rodean. Así es como muchas personas viven, aman, sufren y mueren sin saber que siempre hubo un velo que deformó la realidad de sus vínculos afectivos.

Pero ¿Por qué tenemos fantasías?, ¿Para qué sirven? Tenemos fantasías porque tenemos deseos que nos conmueven en lo más profundo, porque tenemos deseos agresivos y sexuales que procuran satisfacerse de inmediato, al margen de la realidad. Felizmente para nosotros y para los que nos rodean, el lobo voraz que vive inconscientemente en nuestro interior se majtiene tranquilo mientras nuestro yo consiga distraerlo proyectándole el filme de una escena de caza en la que puede devorar a su cordero. Pues bien,  el fantasma es eso: un teatro mental catárquico que pone en escena la satisfacción del deseo imperioso que no puede cumplirse en la realidad."
(…)
"El fantasma consiste, por lo tanto, en una puesta en escena en la cual se aniquila al Otro, simple objeto a merced del sujeto, abolido como hablante y negado como deseante. En suma, la organización fantasmática es la puesta en escena del homicidio del Otro. Ahora se entiende por qué un fantasma, es siempre, en última instancia, un fantasma de castración del Otro".

Hay muchas maneras de describir el fantasma. Lacan nos dejó su matema ($◊a) que si lo leemos, podemos claramente definir al fantasma como la relación del Sujeto ($) con el objeto causa de su deseo. Siempre en una ventana (), la ventana por la cual todo neurótico filtra la "realidad". Es más, el fantasma, como bien decía Lacan, ES la realidad del Sujeto.
Saludos Rodrigo Asseo.

 J. D. Nasio
El placer de leer a Lacan. 1. El fantasma