Páginas vistas en total

martes, 27 de diciembre de 2011


¿Cómo aceptar que mi partenaire pueda tener esta función castratoria de limitar mi satisfacción? Sin duda este papel restrictivo del ser amado puede desconcertar, porque normalmente atribuimos a nuestro partenaire el poder de satisfacer nuestros deseos y de procurarnos placer. Vivimos en la ilusión, verificada en parte, de que nos da más de lo que nos priva. Pero su función, en el interior de nuestro inconsciente, es muy diferente: nos asegura la consistencia psíquica por medio de la insatisfacción que hace surgir y no por la satisfacción que nos procura. Nuestro partenaire, el ser de nuestro amor, nos insatisface porque, al excitar nuestro deseo, no puede -en última instancia, ¿tendría los límites?- no quiere satisfacernos plenamente. Como es humano, no puede y, al ser nuerótico, no quiere. (...) Así crece esta insatisfacción que me es necesaria para vivir y que resitúa mi deseo.

Juan David Nasio
El libro del amor y del dolor.